La navidad de las tres luces mágicas

En el pequeño pueblo de Estrellita, donde la nieve caía como azúcar glas sobre las casas, vivían tres amigos inseparables: Sofía, Mateo y Lucas. Todos los años esperaban con ansias la Navidad, pero este año iba a ser especial.

Una noche, mientras decoraban el árbol de Navidad en la plaza del pueblo, Sofía notó algo extraño. «¡Miren!», exclamó, señalando hacia el cielo. Tres luces brillantes y de colores diferentes—una roja, una verde y una azul—bailaban entre las estrellas.

«¿Qué son esas luces?», preguntó Mateo, con los ojos bien abiertos.

«No lo sé», respondió Lucas, «pero parecen mágicas

Las luces comenzaron a descender lentamente, hasta quedar justo delante de los tres amigos. De repente, una voz suave y melodiosa se escuchó: «Somos las Luces Mágicas de la Navidad. Venimos a guiaros en una aventura muy especial.»

«¿Una aventura?», preguntó Sofía emocionada. «¿Qué tipo de aventura?»

«Una que os llevará a descubrir el verdadero significado de la Navidad», contestó la luz roja.

Sin pensarlo dos veces, los tres amigos decidieron seguir a las luces. Las luces los condujeron a través del bosque, iluminando el camino con su brillo mágico. Después de caminar un rato, llegaron a un claro donde encontraron una cabaña de madera decorada con guirnaldas y luces parpadeantes.

«Entrad», dijo la luz verde. «Aquí encontraréis la primera pista.»

Al entrar en la cabaña, vieron una mesa con una caja dorada en el centro. Mateo la abrió con cuidado y encontró una carta dentro. La carta decía: «Para encontrar el primer regalo de Navidad, debéis buscar en el lugar más frío del bosque.»

«¡El lago congelado!», exclamó Lucas. «Vamos, no hay tiempo que perder.»

Guiados por las luces, llegaron al lago congelado. Allí, en el centro del hielo, encontraron un cofre pequeño. Al abrirlo, encontraron un muñeco de nieve con una bufanda roja y una nota que decía: «El primer regalo es la amistad, que nos mantiene unidos y cálidos incluso en los días más fríos.»

«¡Qué bonito!», dijo Sofía. «La amistad es realmente un gran regalo.»

Las luces volvieron a brillar intensamente y se movieron hacia el siguiente destino. Esta vez, los llevaron a una colina donde había una pequeña iglesia. Al entrar, encontraron un coro de niños cantando villancicos y una cesta llena de juguetes.

«Para encontrar el segundo regalo de Navidad», dijo la luz azul, «debéis buscar en el lugar donde se comparte más alegría.»

«¡El salón comunitario!», dijo Mateo. «Allí siempre hacemos fiestas y compartimos momentos felices.»

Cuando llegaron al salón comunitario, encontraron otra caja dorada. Al abrirla, encontraron una estrella dorada y una nota que decía: «El segundo regalo es la alegría, que ilumina nuestros corazones y nos hace sonreír.»

«¡Qué maravilloso!», exclamó Lucas. «La alegría es algo que todos necesitamos.»

Las luces mágicas los guiaron una vez más, esta vez hacia el centro del pueblo, donde estaba el gran árbol de Navidad. Al pie del árbol, encontraron una última caja dorada. Al abrirla, encontraron una campana dorada y una nota que decía: «El tercer regalo es el amor, que nos une y nos hace sentir completos.»

«¡El amor es el mejor regalo de todos!», dijo Sofía con una gran sonrisa.

De repente, las tres luces mágicas se unieron en una sola y se transformaron en una estrella brillante que se elevó hasta la punta del árbol de Navidad. «Habéis aprendido bien», dijo la estrella. «La amistad, la alegría y el amor son los verdaderos regalos de la Navidad.»

Los tres amigos se abrazaron, sintiendo una calidez especial en sus corazones. «Gracias por esta maravillosa aventura», dijo Mateo, mirando a la estrella.

«Y gracias por recordarnos lo que realmente importa en Navidad», añadió Lucas.

«Feliz Navidad», dijo la estrella antes de desaparecer en el cielo, dejando una estela de luz que iluminó todo el pueblo.

Esa noche, mientras todos celebraban alrededor del árbol, Sofía, Mateo y Lucas supieron que nunca olvidarían la Navidad de las Tres Luces Mágicas. Porque habían aprendido que los mejores regalos no se encuentran bajo el árbol, sino en los corazones de aquellos que amamos.

Puntúa este cuento
Foto del avatar
Señorita Risueña

Una escritora apasionada dedicada a crear historias cautivadoras para niños. Desde temprana edad, descubrió su amor por los cuentos y la narrativa, inspirándose en la magia de la infancia para dar vida a sus relatos. Con una sólida formación en literatura infantil y años de experiencia en la enseñanza, Señorita Risueña comprende la importancia de estimular la imaginación y fomentar la lectura desde edades tempranas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *