El cuento de la jirafa y el elefante

Había una vez en la selva africana, una jirafa llamada Lola y un elefante llamado Pepe. Lola era muy alta y delgada, con un cuello largo y manchas marrones en su piel. Pepe, en cambio, era grande y regordete, con orejas enormes y una trompa larga y fuerte. A pesar de sus diferencias, eran grandes amigos y les encantaba pasar el tiempo juntos.

Un día, mientras paseaban por la selva, Lola y Pepe se encontraron con un grupo de monos traviesos que estaban arrojando bananas a los demás animales. Uno de los monos lanzó una banana a Lola y le dio en la cabeza.

«¡Ay! ¡Eso me dolió!» exclamó Lola, frotándose la cabeza con su pata.

Pepe se enfureció al ver a su amiga herida y se acercó a los monos con paso firme. «¡Dejen de molestar a mi amiga! ¡Eso no se hace!» gritó Pepe, levantando su trompa amenazadoramente.

Los monos, asustados por la presencia imponente de Pepe, huyeron rápidamente entre los árboles. Lola miró a Pepe con admiración y agradecimiento. «¡Gracias por defenderme, Pepe! Eres el mejor amigo que podría desear», dijo con una sonrisa.

Pepe sonrió y le dio un abrazo a su amiga. «¡Claro que sí, Lola! Los amigos siempre se cuidan y protegen mutuamente», respondió con cariño.

Desde ese día, Lola y Pepe se volvieron inseparables. Pasaban las tardes jugando a las escondidas entre los árboles, compartiendo deliciosas frutas y contándose historias divertidas sobre sus aventuras en la selva. A pesar de sus diferencias físicas, se complementaban perfectamente y se apoyaban en todo momento.

Un día, mientras caminaban cerca de un río, Lola tropezó con una piedra y cayó al agua. La corriente era muy fuerte y arrastraba a Lola hacia una cascada. Pepe, asustado, extendió su trompa hacia Lola y la agarró con fuerza. «¡No te preocupes, Lola! ¡No te dejaré caer!» gritó Pepe, luchando contra la corriente.

Lola se aferró con todas sus fuerzas a la trompa de Pepe y juntos lograron salir del agua sana y salva. Lola estaba temblando de miedo, pero Pepe la abrazó con cariño y le dijo: «¡Estamos juntos en esto, Lola! Siempre estaré aquí para cuidarte y protegerte».

Lola miró a Pepe con lágrimas en los ojos y le dio las gracias por salvarla. «¡Eres un verdadero amigo, Pepe! No sé qué haría sin ti», dijo con voz temblorosa.

Pepe sonrió y le dio un beso en la frente a su amiga. «Los verdaderos amigos siempre están ahí el uno para el otro, Lola. Juntos podemos superar cualquier obstáculo», dijo con ternura.

Desde ese día, la amistad entre Lola y Pepe se volvió aún más fuerte. Aprendieron que las diferencias físicas no importaban cuando se trataba de tener un amigo de verdad. Juntos enfrentaron nuevos desafíos, vivieron nuevas aventuras y compartieron momentos inolvidables en la selva africana.

Y así, la jirafa y el elefante demostraron al mundo que la verdadera amistad no conoce de diferencias, sino que se basa en el amor, el apoyo y la lealtad mutua. Y juntos, Lola y Pepe vivieron felices para siempre en la selva africana, siendo un ejemplo de amistad para todos los animales que habitaban en ella.

Puntúa este cuento
Foto del avatar
Señorita Risueña

Una escritora apasionada dedicada a crear historias cautivadoras para niños. Desde temprana edad, descubrió su amor por los cuentos y la narrativa, inspirándose en la magia de la infancia para dar vida a sus relatos. Con una sólida formación en literatura infantil y años de experiencia en la enseñanza, Señorita Risueña comprende la importancia de estimular la imaginación y fomentar la lectura desde edades tempranas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *